text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Con un análisis de sangre podrás saber cuál es la mejor terapia para dejar de fumar

      
Autor: ANSESGOB  |  Fuente: Flikr

Puede que no seas vos el fumador pero ¿quién no tiene una persona cercana que fuma? Conociendo todos los riesgos que este hábito acarrea, tal vez puedas comentarle a el o ella sobre este análisis de sangre, con el cual descubrirá la mejor terapia para dejar de fumar.

 

 

Lee también:

» Guía para dejar de fumar tabaco 
» Fumar en la juventud afecta el tamaño del cerebro 
» 10 sitios on line que te ayudan a dejar de fumar 
  

 

 

¿En qué consiste el examen de sangre?

 

Todos los cuerpos son diferentes. Por eso un mismo tratamiento para dejar de fumar puede funcionarle a una persona, pero a otra no.  Un equipo de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) comprobó que mediante un examen de sangre las personas podrán conocer cuál es la terapia más adecuada para poder dejar el hábito. ¿Cómo? El test de sangre les aporta un dato esencial: la velocidad con la que se metaboliza la nicotina.

 

Al saber la velocidad, conocen el tiempo que permanece la nicotina en el organismo desde la última vez que se fumó un cigarrillo. Para llegar a esta conclusión analizaron a 1.240 fumadores que ya habían intentado dejar de fumar por algún método como parches o chicles de nicotina, y al comparar la rapidez con la que se metaboliza la nicotina, consideraron cuál tratamiento puede ser el más eficaz.

 

Concluyeron finalmente que quienes tienen una velocidad de metabolización "normal", deben optar por el fármaco vareniclina (Chantix), porque otros métodos como los parches los llevarán a volver a fumar en seis meses. Por el contrario quienes tienen una velocidad de metabolización más lenta si deberían utilizar el se parche de nicotina.

 

 

¿Qué porcentaje de la población Argentina fuma?

 

Según una encuesta realizada durante el 2014 por el Ministerio de Salud de la Nación, Argentina logró reducir la cantidad de fumadores un 15,5% en los últimos ocho años. Otro dato importante es que también descendió la cantidad de personas no fumadoras expuestas al humo: un 30% desde 2005.

 

Este logro es fundamental porque cuando respiramos en un ambiente con humo, aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, asma e incluso cáncer de pulmón. Ante la concientización de la población sobre estos puntos, muchos fumadores piden ayuda para dejar de fumar. Por ello, el nuevo estudio resulta sumamente significativo.

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.