text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

5 falsos mitos de la alimentación

      
Fuente: Universia.

Quizás sea el hecho de que la ciencia de la nutrición tenga menos de 50 años lo que lleva a que la sociedad haya tenido muchas creencias, que con el tiempo se están empezando a caer. Con el fin de que formes tu propia opinión en torno a tu alimentación, a continuación te mostramos qué dicen las investigaciones científicas sobre algunos mitos.

 

Lee también
» Una buena alimentación puede reducir el déficit de atención
» Expertos desmienten mitos sobre la alimentación

 

1) Leche

Si hay algo de lo que no se puede dudar es que la leche es uno de los alimentos más completos, pero de todas maneras, muchas son las creencias que giran en torno a ella.

 

Aunque muchos expertos sostienen que el porcentaje de intolerantes de la lactosa ha experimentado un importante aumento en el último tiempo, la Asociación de Intolerantes a la Lactosa de España (ADILAC) demostró que solo un 15% de la población sufre algun tipo de trastorno vinculado con la lactosa.

 

Por un lado, es importante destacar que la industria lechera se ha adaptado a las necesidades de la población y ha creado productos pensados para quienes tienen intolerancia a la lactosa. Por otro lado, es preciso decir que la leche no debe asociarse únicamente con la edad infantil y que tiene muchos nutrientes que desempeñan un papel fundamental en la dieta de los adultos.

 

2) Pan

Existe una falsa creencia que sostiene que el pan es un alimento que engorda por sí mismo, y por este motivo, es el primer alimento prohibido en las dietas para adelgazar. Esto provoca que el consumo de pan se sitúe por debajo de los 250 gramos diarios recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Es clave aclarar que ningún alimento, incluido el pan, engorda o adelgaza por sí mismo, y que por este motivo, la mayoría de los alimentos deben incluirse en una dieta equilibrada y variada.  Además, contrariamente a lo que se piensa, el pan integral tiene una importante cantidad de fibra, que provoca un efecto saciante y colabora con la reducción de la absorción de grasas.

3) Jugos de frutas

Los jugos de frutas deben incluirse en toda dieta sana y equilibrada, entre otras cosas, porque un vaso de esta infusión representa una de las cinco raciones diarias de fruta y verdura recomendadas por la OMS.

 

Esta bebida es muy beneficiosa para el mantenimiento de la salud, y la prevención de enfermedades cardiovasculares y procesos degenerativos. Seguidamente, es necesario aclarar que los jugos de fruta no contienen más azúcares que los presentes en la fruta de la que proceden.

 

4) Huevos

Seguramente más de una vez te habrán dicho que el exceso de consumo de huevos contribuye con el aumento de colesterol, pero esto no es cierto. No solo no aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, sino que aportan nutrientes y otros compuestos como los fosfolípidos que ayudan a prevenir estas enfermedades.

 

5) Cerveza

A diferencia de lo que piensa la gran mayoría de la población, la panza cervecera no existe para los científicos. La aparición de la grasa abdominal seguramente sea producto de una mala alimentación y de un estilo de vida demasiado sedentario. Por otra parte, 200 mililitros de cerveza contienen aproximadamente 90 kcal, lo que no supone un gran aporte calórico.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.