Saturday :: 01 / 11 / 2014

AdemásEMPLEO | BUSCÁ TU CARRERA | BLOGS | CURSOS | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

Beber alcohol afecta el rendimiento académico


ImprimirImprimirEnviar a un amigo Enviar

Dos investigadoras de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) llevaron adelante un estudio para descubrir cuánto incide en el rendimiento académico de los estudiantes la ingesta del alcohol.

Una vez finalizado el relevamiento expresaron: "Las consecuencias de un consumo de riesgo nocivo o dependiente pueden extenderse a no realizar las actividades que les insume cada materia, tener que faltar a clase, mostrar bajo rendimiento en los exámenes finales e incluso desaprobar  los mismos".

Alejandra Ballerini, codirectora de la Facultad de Psicología, y Marta Ballistreri, profesora titular en Enfermería, dirigieron esta investigación que realizaron en estudiantes del área de salud  de la universidad rosarina y de la Universidad Nacional de Santiago del Estero (UNSE).

Los grados de riesgo

De acuerdo al informe, siete de cada diez encuestados afirmaron tomar  principalmente cerveza y vino, pero se trata de un consumo de riesgo menor ya que como explica Ballisteri "hay que diferenciar entre uso, abuso y dependencia".

Uso se refiere a cualquier ingesta de alcohol de bajo riesgo en las que el bebedor  respeta las orientaciones médicas  y legales, sin meterse en problemas.

Abuso es cuando tomar  trae aparejado un nivel de riesgo, tanto para el que lo usa como para los que lo rodean,  en daño físico, mental para la salud de la persona, así como consecuencias a nivel social: daños a otras personas, lesiones, peleas, grescas.

Por último, está la dependencia alcohólica. Este estado produce un deseo incontrolable de consumir alcohol a pesar de que el sujeto es consciente de las consecuencias negativas. Por lo tanto, el acto de beber se convierte en una prioridad sobre otras actividades y obligaciones. Esto produce en su cuerpo una mayor tolerancia al alcohol que  acarrea  como consecuencia que  el bebedor consuma cada vez  una mayor cantidad y bebidas "más fuertes". Quienes padecen la dependencia suelen sufrir de abstinencia fisiológica cuando el uso del alcohol es interrumpido.

Los resultados

En relación al consumo de bebidas alcohólicas, el 72% de los estudiantes afirmaron hacerlo y el 28% declararon no consumir. Entre las bebidas preferidas están  la cerveza (54%) y el vino (52%) y  "llama la atención que sólo el 9% declara consumir mezclas, teniendo en cuenta los datos aportados por diferentes investigaciones en torno al uso de energizantes en jóvenes", manifestó la Psicóloga Alejandra Ballerini.

De los estudiantes que consumían bebidas alcohólicas se encontró que el 93% realizaban consumo de bajo riesgo o abstinente, el 3% un consumo de riesgo, otro 3% un consumo  nocivo o perjudicial y un 0,82% un uso dependiente.

El grupo de estudiantes que realizaba un consumo de riesgo cursó en el último año entre 1 a 7 materias, pero regularizaron y aprobaron en promedio 3. En tanto los que realizaban un consumo perjudicial o nocivo cursaron entre 1 a 5 materias, en promedio regularizaron la mitad de las asignaturas cursadas, rindieron todas las regularizadas pero sólo aprobaron la cuarta parte.  Y en  cuanto a los estudiantes con probable dependencia a las bebidas alcohólicas, cursaron dos asignaturas, rindieron sólo una y no aprobaron ninguna.

La metodología

Se utilizó como instrumento un cuestionario auto administrado que tiene dos partes: una que revela datos sociodemográficos y del desempeño académico de los estudiantes y la otra, es el test para identificación de problemas relacionados con el uso de bebidas alcohólicas (AUDIT), desarrollado por la Organización Mundial para la Salud como método simple de identificación del consumo excesivo de alcohol.

Las consecuencias

El estudio de la UNR junto a diversos estudios internacionales coinciden en que los jóvenes que hacen abuso muchas veces no cumplen sus obligaciones académicas y que el riesgo de reprobar materias es mayor entre los alumnos  con uso abusivo de alcohol que entre los que consumían con bajo riesgo. Además, durante el cursado de las materias,  pueden mostrar falta de atención, ausencia, tardanzas o hasta  quedarse dormidos en las aulas.


Fuente: Prensa, UNR.





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias


Publicidad