Saturday :: 25 / 10 / 2014

AdemásEMPLEO | BUSCÁ TU CARRERA | BLOGS | CURSOS | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

El crecimiento urbano


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

El informe ?Perspectivas del Medio Ambiente Urbano: GEO San Miguel de Tucumán? también da cuenta de cómo fue creciendo San Miguel de Tucumán. A partir de su refundación, en 1685 (desde 1565 había estado emplazada en Ibatín, un paraje ubicado 60 km al sur), la ciudad multiplicó por 450 su extensión.

Hay cuatro etapas en el proceso de desarrollo de la ciudad: ciudad hispánica, ciudad liberal, ciudad-jardín y ciudad CIAM (esta sigla significa Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna, un organismo del Movimiento Moderno que sentó una doctrina racionalista, muy predicada hasta los años 60) .

El primer período respondía a las características típicas hispánicas: una retícula de siete por siete manzanas, en cuyo centro estaba la Plaza Mayor. Esta estructura aún es reconocible en el casco fundacional, de veredas angostas, carentes de árobles.

Aquella configuración se mantuvo hasta el primer cuarto del siglo XIX, cuando la ciudad se extendió hacia el norte, el sur y el oeste. Las calles y veredas de esa época son más anchas y arboladas, y de finales de este período es el Parque 9 de Julio. El conjunto formado por ambas zonas es conocido como centro histórico y en él hay varios monumentos nacionales. Además, a fines del siglo XIX se instalan cuatro estaciones de ferrocarril, que materializaron el cerco vial que aún rodea a la ciudad.

En los primeros años del siglo XX, Tucumán contaba con una población de 70.000 habitantes, y seguía creciendo con el patrón de manzanas cuadradas.

Hasta la década del 30, el crecimiento suburbano fue lento. El gran salto en la escala urbana de la ciudad se produjo a mediados del siglo XX, cuando se empieza a generalizar la edificación en altura. Así, comienza a densificarse la trama urbana, en un proceso que no fue acompañado por las previsiones de infraestructura y reorganización del espacio público. Desde entonces, el crecimiento se tornó caótico.

1966, el año clave

Los años sesenta constituyen un punto de inflexión en el desarrollo económico, socio-cultural y político de la provincia y sus consecuencias marcaron a fuego el futuro de la capital. Con la dictadura militar que se instala en el país en 1966, se inició el cierre de ingenios azucareros, que llevó a la desaparición de 11 de los 27 establecimientos de la provincia. Esto ocasionó un trauma socio-económico que se tradujo, entre otras cosas, en bajas de crecimiento poblacional y en la consolidación de las zonas urbanas que más adelante formarían el Gran San Miguel de Tucumán. br / En aquella época, también, la coherencia del trazado de damero se rompe con la construcción de viviendas, a cargo del Estado, que no respetaron esa lógica. br / Desde los años 80, el desequilibrio se acentuó con el crecimiento de la mancha urbana ?principalmente, en asentamientos irregulares- en la periferia menos apta para ser urbanizada, por riesgos de inundación y cercanía de vertederos de residuos. br /


Fuente: Periódico Hoy La Universidad - UNC





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad