Noticias

Cómo saber venderme en una entrevista laboral

      
Ten en cuenta que la empresa ya ha leído tu currículum, así que no repitas lo que ya saben
Ten en cuenta que la empresa ya ha leído tu currículum, así que no repitas lo que ya saben
  • Conocer qué problemas quiere resolver la empresa te ayudará a ser más específico y eficaz en las entrevistas laborales.
  • Evita hablar de tus debilidades y de experiencias negativas en tus anteriores trabajo: sé positivo.
  • Procura controlar tu postura, sonreír y mantener el contacto visual para mostrar que eres una persona segura de sí misma.

Enfrentarse a una entrevista de trabajo no es nada sencillo. Aunque seas el candidato perfecto, la forma de venderte e incluso tu lenguaje corporal pueden jugar en tu contra. Por eso es importante aprender a mostrar confianza en ti mismo, librarte de los nervios y aplicar buenas prácticas.

La fórmula perfecta variará según la empresa y el puesto al que optas. Sin embargo, estas recomendaciones generales te serán de ayuda para impresionar a los entrevistadores:

Conoce qué busca la empresa

Es sencillo saber qué conocimientos de software o idiomas necesitas para conseguir un puesto; qué perfil profesional busca la empresa es algo mucho más complejo. Analiza con calma la oferta y anota los problemas que la compañía quiere resolver. Tú debes ser la solución: véndete enfocándote en esos problemas.

Por ejemplo, ¿cómo resolverás la coordinación del trabajo entre varios departamentos? ¿Qué experiencia puedes ofrecer a la hora de encontrar soluciones rápidas a un problema inesperado? ¿Qué historias de éxito tienes en cuanto a trato con clientes? Ofrecer las soluciones que la empresa busca es la clave para conseguir el trabajo.

Inserta tu Currículum y apúntate a cientos de empleos

Regístrate gratis

Sé positivo

Evita quejarte de tus anteriores jefes, ya que parecerá que buscas excusas por un mal rendimiento laboral. Además, pueden entender que es difícil trabajar contigo. Incluso si has renunciado a tu anterior empleo por frustración, explícalo de manera positiva; por ejemplo, asegurando que “buscas nuevos desafíos laborales”.

Destaca tus fortalezas

No hay sitio para la modestia en una entrevista de empleo. ¿Quieres el trabajo? Entonces destaca tus logros y qué habilidades y conocimientos puedes aportar en el puesto. Sin exagerar, claro; no afirmes que sabes usar un programa que desconoces ni te atribuyas logros que no puedes demostrar. Puede que te ayude a conseguir el trabajo, pero también contribuirá a que dures solo una semana en el puesto.

Sé específico

Los entrevistadores tienen que hablar con decenas de candidatos y la mayoría recurrirá a los mismos clichés. “Trabajo bien en equipo” o “soy buen compañero” son tópicos de las entrevistas que cualquiera puede decir. Proporciona ejemplos específicos de cada una de tus cualidades e intenta destacar frente al resto.

Sintetiza tu experiencia

Una parte de la mayoría de las entrevistas consiste en resumir tu experiencia laboral. Por eso, es fundamental centrarte en los detalles y los conocimientos más relevantes para el puesto. Ten en cuenta que la empresa ya ha leído tu currículum, así que no repitas lo que ya saben. Aprovecha la entrevista para detallar cómo fue cada experiencia laboral, qué aprendiste y a qué retos te enfrentaste con éxito.

Cuida la comunicación no verbal

Controlar tu postura y tus expresiones faciales es quizás la parte más difícil de una entrevista de trabajo. Muchas veces no eres consciente de tus tics y tus gestos, pero pueden decir mucho de ti. Procura sentarte derecho, sonreír frecuentemente y mantener el contacto visual cuando respondes a las preguntas. Asimismo, evita gestos que delatan inseguridad como sostener el bolso sobre el regazo o dar un apretón de manos con poca energía.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.