Noticias

8 consejos para mejorar tu capacidad de persuasión

      
Fuente: Shutterstock

¿Qué es la persuasión? Podríamos decir que es la habilidad de describir de forma efectiva los beneficios de una idea o producto generando consenso. En otras palabras, quiere decir ser convincente. Es el arte de lograr que los demás vean las cosas como tu las ves. Esta habilidad es clave y de gran utilidad para cualquier profesional, seas un emprendedor buscando financiación o un profesional que está ofreciendo sus servicios en una entrevista de trabajo.

Esta capacidad es realmente importante en el mundo de los negocios, y seguramente las personas más exitosas que conozcas sepan manejar el arte de la persuasión a la perfección. Si vos también querés aprender a dominar esta habilidad, a continuación te contamos algunas claves.


Te puede interesar también
>5 habilidades comunicacionales que tiene un gran líder
>10 consejos para perder el temor a hablar en público
>Hablar en público: 5 recomendaciones antes de subir al escenario
 

1. Primero lográ consenso en los pequeños detalles

Antes de ir al argumento final, empezá por desarrollar pequeñas premisas en las que todos estarán de acuerdo. Es una forma de construir bases sólidas para un acuerdo mayor. Si presentas de forma lógica tu exposición y ante cada pequeña premisa logras que todos estén de acuerdo con tus afirmaciones, seguramente lograrás consenso en tu argumento final.

 

2. El poder de la confianza

Hasta las personas más escépticas se sienten persuadidas por el discurso de una persona que se muestra segura y confiada. Es que la mayoría de nosotros percibe que detrás de una actitud de confianza existe el dominio de una habilidad que aporta seguridad al discurso. Por lo tanto, evitá decir "yo creo" o "yo pienso". Si estás convencido de que algo va a funcionar transmitilo y decí: "esto funciona".

 

3. Ser auténtico

Presentarte como una persona auténtica aporta verosimilitud a tu discurso. Si te sentís seguro de lo que estás diciendo, no importa que maldigas o que utilices una mala palabra para transmitir una sensación de urgencia o importancia. Por el contrario, sonarás más real y tu discurso no tan "armado".

 

4. Buscar puntos de contacto 

Ser persuasivo a través del discurso no es algo que se consigue como consecuencia de la capacidad retórica de quien habla, sino que la persuasión se logra cuando dos personas comparten un espacio de juego en común que permite que se lleve a cabo la intención comunicativa. Cuando nos presentamos a nosotros como personas, hablamos de nuestras familias y exponemos situaciones que pueden resultar comunes a los demás, establecemos estos espacios de juego en común con nuestro público. Estos puntos de contacto son los que nos hacen más creíbles. Por más que tengas un gran argumento, si no logras conectarte con la persona a la cual te dirigís probablemente no logres convencerla.

 

5. Tener en cuenta los tiempos de la otra persona

Podrás tener una gran idea, pero si no das el espacio a que la otra persona la reciba será lo mismo que la nada. ¿Qué quiere decir? Que debemos ser inteligentes y buscar el momento o la forma de que la persona esté receptiva. Si por ejemplo entrás a la oficina de tu jefe buscando una respuesta inmediata a tu exposición y sin tener en cuenta que quizás no es el mejor momento, puede que logres decir tu idea pero que la comunicación no haya sido efectiva. Conclusión: desperdiciás tu tiempo. Si en lugar de eso lo primero que buscás es su atención y le decís algo como: tengo una idea pero me gustaría que la veas y me des tu punto de vista cuando tengas tiempo. 

 

6. Mencionar los puntos de vista contrarios

Se logra persuadir más debatiendo sobre posibles dudas que tenga el público, por más que pongan en riesgo la solidez del argumento que presentamos. Al plantear nuestro punto de vista sobre las virtudes o bondades de algo para intentar persuadir, el público que nos escuche entenderá el mensaje y automáticamente se pondrá a pensar, elaborará conjeturas y quizás le surjan dudas. Qué mejor que atenderlas en ese mismo instante y apoyarnos en esas inquietudes para hacer aún más sólido nuestro punto de vista. Sin lugar a dudas, esta es una gran estrategia para lograr persuadir.

 

7. Elegí el medio de comunicación correcto

Si tenés que convencer a alguien  que no conocés, o peor aún, que jamás viste, probablemente lo mejor sea que el primer contacto se realice a través de un correo electrónico. Cuando se enfrentan cara a cara dos hombres muchas veces la conversación tiende a transformarse en una competencia para ver quién tiene razón. Esto no es así en el caso de las mujeres ni de los jóvenes, donde probablemente sea más efectivo el contacto personal y no a través de un correo.

 

8. Asegurate de tener razón

Las personas que tienen la capacidad de persuasión entienden todos y cada uno de los puntos anteriormente mencionados que tienen que ver con cómo transmitir el mensaje, pero quizás lo más importante es que están convencidos de lo que dicen.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.