Noticias

Índice de Competitividad por el Talento Global evalúa cómo los países fomentan el crecimiento y retienen el talento humano

           Autor: Agustina Ciancio
Fuente: Shutterstock

Insead y Human Capital Leadership Institute, en colaboración con la consultora Adecco, presentaron la cuarta edición del Índice de Competitividad por el Talento Global (GTCI) que consiste en un informe sobre la capacidad de la fuerza laboral en distintos países para acompañar el cambio tecnológico y mantenerse en el mercado. Te presentamos los resultados de Argentina que alcanzó el puesto 64 entre las 118 economías participantes.

¿Buscás trabajo? Registrá tu currículum aquí y postulate a las ofertas de empleo y pasantías para estudiantes

Informe de Adecco sobre el trabajo del futuro

La última edición del GTCI se centró en el Talento y la Tecnología: Formar el futuro del trabajo, ahondando en los desafíos que enfrentan los gobiernos, las instituciones y las personas para adaptarse a los cambios tecnológicos. Esto se debe principalmente a que las máquinas están reemplazando el capital humano, optimizando los tiempos y los costos para las empresas. Sin embargo, la tecnología también brinda nuevas oportunidades laborales con las necesidades que van surgiendo.


Características del trabajo del futuro

Las principales conclusiones del informe indican que tanto los trabajadores como las compañías deberán adaptarse a un entorno laboral que precisa del conocimiento y las habilidades tecnológicas para ser competitivo. La flexibilidad será el emblema del trabajo del futuro, propiciada por la hiperconectividad que permite desempeñarse en cualquier horario y lugar.

Además, desparecerán los sistemas jerárquicos en los empleos tal como los conocemos porque serán sustituidos con relaciones de poder horizontales. Por esta razón, la comunicación y la colaboración son capacidades esenciales en la era que aceptará muchos líderes con iguales responsabilidades.


Resultados globales en el Índice de Competitividad por el Talento

El informe incluyó 118 economías nacionales que corresponden al 97,3% del PIB mundial y el 88,7% de la población global. Suiza es el país más capacitado por su talento para enfrentar los desafíos que propone la tecnología, compartiendo los diez primeros puestos con otros países europeos excepto por Singapur, Estados Unidos y Australia.

Participaron 20 países latinoamericanos, ubicándose Chile como el primero de la región y el número 34 a nivel mundial. Le sigue Costa Rica en el lugar 39, Panamá en el 48, Uruguay en el 51 y Argentina que subió un puesto desde el año anterior, situándose en el lugar 64 y consagrándose como el quinto de la región.


Resultados de Argentina en el informe sobre competitividad de talentos

Para posicionar a los diferentes países, se midieron tres pilares externos (Habilitación, Atracción, Crecimiento y Retención) y dos internos (Habilidades profesionales y técnicas y Destrezas de Conocimiento Global). Argentina obtuvo el lugar 99 en Habilitación, 88 en Atracción y 61 en Retención. No obstante, en la variable deCrecimiento alcanzó el lugar 33que se considera un buenresultado teniendo en cuenta que se evaluó a 188 países. Habilidades profesionales y técnicas recibió una puntuación de 73 y Destrezas de Conocimiento Global, 62.


Desafíos que enfrenta el mercado laboral

En primer lugar, la tecnología y la hiperconectividad propician una fuerza de trabajo independiente y dispersa, que se desempeña a la distancia con lineamientos flexibles. La infraestructura blanda que supone la conectividad a Internet, se torna entonces crucial para permitir este modelo de trabajo.

Asimismo, el cambio implica que la automatización no es la única vertiente para considerar, sino que debe estudiarse la transformación social, empresarial y educativa que acompañe el proceso. La combinación de las habilidades técnicas y sociales será trascendental para configurar el nuevo perfil de talento, por lo cual las personas tendrán que desarrollar capacidades para el aprendizaje continuo, la creatividad, la resolución de problemas y la comunicación.

Tanto la vertiente tecnológica como las habilidades, que se engendrarán en nuevas formas de educar, dependerán de una cooperación constante entre los gobiernos, las empresas y las instituciones educativas para asegurar la competitividad de talentos en un entorno cambiante debido a los avances tecnológicos.




Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.