Noticias

Entrevistas de trabajo: 5 secretos que los empleadores nunca te van a decir

      
Fuente: Shutterstock

Tanto el curriculum vitae como la carta de presentación, la solicitud de trabajo o el perfil en la web determinan las habilidades, los estudios y la experiencia laboral de una persona. Por lo tanto, cuando un empleador cita a una persona para una entrevista de trabajo, lo hace porque cree que tiene las condiciones necesarias para cubrir el puesto laboral. Muchas veces, existe una instancia previa a la entrevista personal que es una entrevista telefónica, donde se pueden evaluar algunas habilidades básicas.

Si estás buscando trabajo, registrá tu currículum aquí y postulate a las ofertas que publicamos en nuestro portal de empleo

A continuación, te presentamos cuáles son los 5 secretos de las entrevistas laborales que los empleadores no le cuentan a los candidatos.

1. Tienes una verdadera oportunidad de trabajo

Si te llaman para una entrevista es porque tenés chances reales de conseguir el puesto. La tarea de contratación de un empleado no es fácil y le consume mucho tiempo a los profesionales de recursos humanos. Por lo general, estos entran a la entrevista personal con ganas de ofrecerles el puesto a la persona que van a entrevistar, y lo que más desean es poder dar con el profesional indicado cuanto antes. Por lo tanto, tu tarea será no hacerlos cambiar de opinión.

2. Los empleadores quieren conocerte como persona

Como los empleadores entran a la entrevista pensando que el entrevistado tiene las habilidades necesarias para cumplir con el puesto de trabajo y quieren contratarlo, la mayoría buscan conocerte como persona, saber lo que te gusta y ver si encajas con el equipo.

Por ejemplo, si al momento de conocer tu mayor defecto decís que sos un “adicto al trabajo perfeccionista”, el entrevistador no conocerá tu persona exactamente y podés ser juzgado por la falta de sinceridad.

Es importante que el entrevistado sea agradable, hable de una manera amigable y coloquial y trate de establecer una relación con el entrevistador. No es bueno ensayar las respuestas antes de concurrir a la entrevista.

3. Tu apariencia importa

Por más cursi que pueda parecer, tu mirada puede determinar si te dan o no el puesto laboral. Además, hay varios aspectos estéticos que pueden condicionar esta decisión. Si bien esto claramente depende de la oferta de empleo y el campo profesional, ya que no son todos iguales, nos referimos a la apariencia en términos generales. Por ejemplo, no es bueno vestirse de una manera muy casual porque puede ser poco profesional o poco serio. También puede pasar que tengas tatuajes o un corte de pelo que no se relaciona con la cultura de la empresa y esto puede descalificarte.

Por lo tanto, usar ropa sobria para estas instancias decisivas siempre es una buena opción, además de llegar temprano para estar tranquilo y confiado.

4. Podés ser demasiado ansioso para el rol

Si bien los empleadores prefieren los candidatos entusiastas, muchas veces podés resultar demasiado entusiasta y esto no es bueno. Mostrarte necesitado por el puesto laboral te hace quedar mal y disminuye tu valor como posible candidato.

Por ejemplo, si estás actualmente trabajando y vas a la entrevista laboral buscando un cambio de empresa y le decís al empleador que podrías comenzar a trabajar de inmediato podría perjudicar tu imagen como persona ya que estarías dispuesto a realizar una salida poco profesional de tu actual trabajo.

Aunque es bueno enviar una nota de agradecimiento después de una entrevista, enviar varias veces un correo electrónico para comprobar el estado de su aplicación es malo ya que te verán como desesperado por el puesto laboral.

5. El tiempo no es justo

Los tiempos que manejan los empleadores y los candidatos no son los mismos. El empleador puede tomarse el tiempo necesario para después de una entrevista llamar al candidato seleccionado ya que puede hacer un seguimiento suyo después del contacto cara a cara y antes de ofrecerle el puesto definitivamente. Por lo tanto, el tiempo que dice el empleador que se tomará para la decisión, muchas veces puede durar más.

Pero en el caso de que se le pida al entrevistado que envíe muestras de trabajo al día siguiente de la entrevista, deberá hacerlo ese día. Además, no se podrá tomar demasiado tiempo para responder a una oferta de trabajo ya que las ofertas laborales tienen fecha de caducidad.

Lee también
Aprendé a planificar una entrevista laboral
Aprendé a descifrar las 7 frases más comunes que oirás en una entrevista de trabajo
6 mitos sobre el armado del currículum vitae

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.