Noticias

¿Se puede aprender con la tecnología?

      
Fuente: Shutterstock

Cuando los alumnos participan activamente, cuando hay cooperación entre ellos, cuando reciben un feedback inmediato de los trabajos o pruebas que realizan y sepan aplicar lo que aprenden en el mundo, significa que están aptos para aprender eficazmente de la mano de la tecnología.


Aprender arqueología mediante un proceso de excavación real en Perú, componer música incluso antes de aprender a tocar un instrumento o crear comunidades virtuales de estudiantes de otros países para intercambiar ideas e información, son algunas de las facilidades que la tecnología les permite.


Tecnologías para la transformación de la educación es un documento presentado el pasado 23 de febrero en la inauguración de la XXIX Semana de la Educación de la Fundación Santillana en España y elaborado por el jefe de la División de Políticas Sectoriales, TIC y Educación de la Unesco, Francesc Pedró junto a un grupo de expertos internacionales. 

 


El documento es optimista en cuanto a mejorar la calidad de la educación con estas nuevas herramientas e indica tres puntos básicos para lograrlo:


-El cambio en las metodologías de la enseñanza para que los alumnos aprendan nuevas competencias


-En las competencias profesionales de los profesores


-La creación de un entorno de aprendizaje más allá de escuela “que faciliten el desarrollo de las competencias que la sociedad y la economía esperan hoy de los estudiantes”, incluido el promover que puedan acceder en el futuro a empleos más cualificados

 


Tecnologías para la transformación de la educación destaca que “las aplicaciones que pueden ayudar a los alumnos a entender los conceptos básicos en temas científicos o matemáticos mediante la representación de los contenidos en formas menos complicadas y de más fácil comprensión”.


Campos como las ciencias, las matemáticas, sociales, artes y humanidades son algunos ejemplos de cómo aplicar la tecnología en el estudio que ya están siendo aplicados aunque no de forma generalizacada pero sí en muchos países desarrollados.

 


Ciencias


Los expertos sugieren que se ha comprobado que el uso de aplicaciones tecnológicas que utilizan tres cuestiones -la visualización, el modelado y la simulación- “han demostrado ser poderosas herramientas para el aprendizaje de los conceptos científicos.


Por ejemplo, “usando diagramas dinámicos, es decir, imágenes que se pueden mover en respuesta a inputs distintos, se puede ayudar a los estudiantes a visualizar y a comprender las fuerzas que subyacen a diferentes fenómenos”. Estudiantes de secundaria que usan el programa ThinkerTools -un programa de simulación que permite a los alumnos visualizar los conceptos de la velocidad y la aceleración-, entienden y saben explicar los principios newtonianos incluso varios cursos antes de cuando esos conceptos se enseñan en clase.

 


Matemáticas

Hoy en día cada vez más personas necesitan entender y utilizar competencias matemáticas más avanzadas para razonar sobre diversas cuestiones como por ejemplo la incertidumbre, el cambio o la evolución de los datos.
Varias han sido las aplicaciones utilizadas para que los estudiantes de secundaria entiendan mejor esos conceptos, por ejemplo, en el Proyecto SimCalc, que ayuda a aprender conceptos de cálculo como los porcentajes, acumulación, límite y valor medio. 

 


Sociales, arte y humanidades

 

A pesar que aún falta por investigar en muchos nuevos tipos de aplicaciones, el documento señala que algunas aplicaciones que ya se usan en el aula. Está, por ejemplo, la popular SimCity que ayuda en el aprendizaje de la geografía y la planificación urbana. 





Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.