Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

Escribe tus metas. Foto:Flickr/O. Sarmale

¿Qué tan avanzado estás respecto a tus metas profesionales de este año? Y ¿qué puedes hacer para, en unos meses, alcanzar el éxito? Las revisiones son las herramientas más confiables para reflexionar sobre los objetivos que te has planteado en tu carrera profesional y personal. También para reorientar tus energías hacia nuevas mini-metas.

Si aún estás en la lucha por alcanzar lo que deseas, será bueno que tomes en cuenta los siguientes ocho pasos, publicado en el portal Aol.com

1. Escribe tus metas. Cuando se escribe algo, también se está asumiendo el compromiso de hacerlo. Sin un registro escrito de tus metas, será más difícil que tus cosas salgan bien.

2. Aclara lo que realmente quieres. Tómate el tiempo necesario para considerar lo que realmente te importa y lo que no es tan imprescindible en tu vida. Luego de seis meses, revísalo y decide cuáles de esos puntos puedes abandonar y cuáles son cruciales para ti. Lo ideal es seleccionar un objetivo número uno y otro después y empezar a ver cómo el éxito se traduce en metas alcanzadas.

3. Medí lo que lograste hasta ahora. Cuenta el número de eventos a los que has asistido. Revisa cuántas cartas de recomendación has recibido (y cuántas de ellas han sido enviadas a tu jefe). ¿Cuántos blogs has escrito, o tienes listo para enviar? ¿Cuántos clientes potenciales se acercaron? ¿Qué has logrado que no estuviera en la lista oficial? Escribe tus estadísticas y actualízalas para ser objetivo en tu análisis.

4. Establece estímulos para cumplir tus prioridades de a poco. Algunas personas encuentran útil poner un recordatorio en su calendario semanal para advertir que se acerca la hora de revisar el cumplimiento de una meta y con eso logran ponerse a trabajar duro para cumplirlo. Otros, escriben los pasos que deben dar en un archivo y van cumpliéndolos. Prueba y si no resultan, inténtalo de otra manera, pero siempre atento en que el trabajo es la única forma de lograrlo.

5. Descubre tus motivaciones. A veces nos olvidamos de las verdaderas razones por las que queremos un ascenso. Si esos son los medios para irte en tu luna de miel o una hermosa manera de pagar los gastos universitarios de tu hermano menor, es importante que lo tengas en claro, porque te hará más fácil la conexión emocional con tus objetivos laborales.

6. Prémiate. Si has alcanzado una de tus metas, es el momento de celebrar. Y un mensaje en Facebook no iguala a una celebración. Ir a tomar un helado o invitar a un compañero para salir a una tarde informal de diversión, puede ser una buena opción.

7. Tómate un descanso. Entrar en un nuevo puesto de trabajo sin descansar entre un empleo y otro puede ser fatal. Se aconseja darse una semana para disfrutar del verano, los amigos, la recreación y la vida en general. Eso ayudará a recargar las baterías y hacer que sea más fácil volver a conectarte con tus metas.

8. Sigue luchando. Algunas personas se dan cuenta a mediados de año que han logrado muchos de sus objetivos. Si eso es cierto, entonces tienes que establecer otros nuevos y luchar para lograrlos como si estuvieran en la lista desde el primer momento.

También puedes estar decepcionado al ver lo poco que has conseguido. Úsalo como forma de motivación. Si tuviste un semestre malo y bajo en resultados, después puedes tener uno superior a la media; inténtalo y cumple lo máximo que puedas.



Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más