Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 

Lee esta noticia actulizada al 2013:
» ¿Cómo debe alimentarse un estudiante?
 

 Una alimentacion sana implica un cambio de hábitos a la hora de sentarse en la mesa. Es incuir en la dieta diaria una variedad de alimentos. Además, una buena alimentación junto con actividad física regular nos ayuda a sentirnos bien y a mantener un peso adecuado.

Una alimentación saludable significa comer en forma equilibrada todos los alimentos disponibles, con una correcta selección y un adecuado consumo de los mismos.

Es decir, una alimentación variada asegura la incorporación y aprovechamiento de todos los nutrientes que necesitamos para crecer y vivir saludablemente.

Por otro lado, es importante comer a lo largo del día con moderación, ya que cada uno de nosotros ? de acuerdo a la edad, forma de vida, actividades, etc. ? necesita diariamente cantidades suficientes de cada tipo de alimentos.

Es importante consumir todos los días leche, yogur y quesos, ya que aportan el calcio que nuestro cuerpo necesita para formar huesos, dientes. Ademàs contribuyen a mantener la presión arterial.

Es bueno ingerir diariamente frutas y verduras de todo tipo y color, que aportan vitaminas y minerales. Es preferible consumirlas en crudo dado que al cocinarlas pueden perder sus nutrientes.

Asimismo, se recomienda consumir carnes rojas y blancas, retirando la grasa visible. Son fuentes de proteínas y contienen hierro que facilita el trasporte de oxigeno a todas las células del cuerpo y contribuyen a un buen funcionamiento del cerebro.

Es recomendable preparar las comidas con aceite preferentemente crudo y evitar la grasa para cocinar. Es bueno ingerir variedad de panes, cereales, harinas y legumbres, que aportan la energía necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. A su vez se recomienda disminuir el consumo de azúcares y sal.

Es necesario tomar abundante cantidad de agua durante todo el día y evitar el consumo de bebidas alcohólicas, sobre todo en niños, adolescentes, embarazadas y madres lactantes.


Fuente: Télam | UBA, Lic. Geraldine Lattanzio Departamento de Alimentación y Dietética Hospital de Clínicas "José de San Martín"



Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más