Thursday :: 24 / 04 / 2014

Además EMPLEO | BUSCÁ TU CARRERA | BLOGS | CURSOS | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

Creó un método para sacar la pectina del limón

Un estudiante cordobés de la UTN encontró la forma de poder extraer esta sustancia de las cáscaras de cítricos y así evitar la importación del producto. Diseñó un método informático y ahora la idea es que sirva para aplicar a escala. La pectina es un hidrato muy beneficioso para la salud


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar PDF PDF Traducir Traducir

Daniel Gilli demostró que a los desechos también se les puede sacar el jugo. Este estudiante de la Universidad Tecnológica Nacional de Villa María diseñó un método informático de simulación para poder obtener la pectina alojada en las cáscaras de los cítricos y de esta forma aprovechar la comercialización de este hidrato de carbono beneficioso para la salud.

La solución que aporta el trabajo universitario permitirá sustituir las importaciones que se hacen de este producto y que llegan a las 400 toneladas anuales. Hoy, la pectina en polvo tiene un valor de mercado que varía entre los 30 y 50 pesos el kilo y no se fabrica en el país.

Tal como dio a conocer la sede cordobesa de la UTN, Gilli forma parte del Grupo de Investigación en Simulación para la Ingeniería Química (GISIQ) y en su trabajo modeliza el mecanismo cinético de reacción para la obtención de pectina cítrica a partir del limón.

Al parecer, el método determina las constantes de velocidad de reacción y la energía de activación del sistema a partir de datos experimentales cuyos parámetros de operación comprenden tiempo, temperatura y presión.

La cara interna de la cáscara de los cítricos, de color blanco, es rica en pectina a la que se le da distintas aplicaciones, principalmente en la industria alimenticia como agregado para mejorar la calidad de los productos o como adictivo por su poder gelificante natural en mermeladas y conservas.

Como esta sustancia debe extraerse por medio de una reacción química, lo que ha hecho Daniel Gilli es un estudio de diferentes modelos de reacción que posibilitan recuperarla. Es decir, ha creado un método matemático que predice simular las formas en la que se debería sacar la pectina y llevarla a un reactor (recipiente físico) donde se la recupera.

"Con los datos que él ha obtenido se permite no sólo gobernar la cinética (como se desarrolla la reacción) sino además conocer las variables del proceso para la producción de la pectina", explicó Luis Toselli, titular del GISIQ al referirse al trabajo de investigación del estudiante.

El investigador explicó luego que en Argentina "hay una enorme producción de cítricos a los que se los debería someter a un aprovechamiento total de ellos pero no es así. La cáscara es un desecho y lo que se busca es obtener un producto comercial de ella que hoy el país importa. De llevarse a la práctica el método propuesto por Gilli se recuperaría un producto de interés comercial", explicó.

Principalmente la pectina es muy requerida en las industrias farmacéuticas y de la alimentación. "Lo que se busca es que se produzca la pectina aquí ya que el principal elemento para obtenerla, las cáscaras de los cítricos, en el país abundan y no son utilizadas en la actualidad", declaró el especialista de la UTN.


¿Cómo actúa la pectina en el organismo?

Según el informe elaborado en Villa María, las pectinas son un hidrato de carbono que forman parte de la fibra soluble. Este tipo de fibra se caracteriza porque en contacto con el agua forma un retículo en el que el líquido queda atrapado y hace que la mezcla se gelifique.

Al parecer, la pectina incluso es capaz de captar sustancias a nivel intestinal y retrasar la absorción de algunos nutrientes así como de ralentizar el vaciado gástrico.

Esta capacidad de la sustancia la ubica como una de las más beneficiosas para aquellas personas con casos de diarrea, ya que hacen que el proceso fisiológico de vaciado del estómago sea más lento, ya que al retener el agua, provoca que las heces líquidas propias de los procesos diarreicos se vuelvan más espesas. De ahí que la pectina de la manzana forma parte de la fibra y puede usarse como un antidiarreico.

Entre sus propiedades también está la de ralentizar la absorción intestinal de los azúcares simples, por que son capaces de mejorar la intolerancia a la glucosa. Además su consumo puede resultar beneficioso en personas diabéticas ya que al disminuir la velocidad de paso de los azúcares del estómago al duodeno, se evita que aumenten de forma brusca los niveles de azúcar en sangre (hiperglucemia).

La presencia de pectinas en la dieta también puede tener efectos beneficiosos sobre los niveles de colesterol en sangre: son capaces de unirse a los ácidos biliares, facilitando su expulsión junto con las heces. Estos ácidos biliares son los productos de la degradación del colesterol, por lo que las pectinas como consecuencia, presentan efectos hipocolesterolémicos (disminuyen los niveles de colesterol en sangre), lo que contribuye a la disminución del riesgo de aparición de diferentes enfermedades cardiovasculares.


Fuente: prensa UTN Villa María


Fuente: prensa UTN Villa María





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad