Saturday :: 20 / 12 / 2014

AdemásEMPLEO | BUSCÁ TU CARRERA | BLOGS | CURSOS | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia : Debate

Educación presencial vs. educación a distancia: hacia el blended learning


ImprimirImprimirEnviar a un amigo Enviar

Mucho se habla sobre las ventajas y desventajas que la educación a distancia representa en relación a la formación presencial. La mayoría de los especialistas, en este sentido, coincide en que la principal ventaja de la modalidad virtual en relación a la presencial consiste en la democratización del acceso a quienes, de otra manera, no podrían iniciar o completar su formación.

"Las limitaciones de acceso a las ofertas de formación convencionales suelen encuadrarse en variables espacio-temporales", sugirió Marta Mena.

Como planteó Valenzuela González, "aún para aquellos que viven en zonas urbanas y que tienen acceso a universidades presenciales, la educación a distancia tiene la ventaja de dar una mayor flexibilidad en el manejo de su tiempo a quienes quieren estudiar, pero no cuentan con facilidades para asistir en ciertos horarios a un centro educativo".

"La flexibilidad que posibilita la modalidad virtual puede ir más allá de cuestiones de espacio y tiempo, e incluir programas educativos con currículas más flexibles o con modelos educativos más variados que los que podría ofrecer la educación presencial", continuó Valenzuela González.

La tendencia que se impone, sin embargo, es la conocida como "blended learning", que implica una articulación de metodologías de ambas modalidades de enseñanza: presencial y virtual. Débora Schneider, docente investigadora del Programa Universidad Virtual de Quilmes (UVQ), planteó al respecto que "es difícil establecer ventajas y desventajas entre una modalidad y otra, porque se registran dos tendencias: que ambas modalidades resultan complementarias y no excluyentes, por un lado; y que se mezclan o coexisten en un mismo programa de formación, por el otro".


Los principales desafíos para la región

Entre los temas que abordará el foro se encuentra el debate acerca de los principales desafíos que la región tendrá en materia de educación virtual en los próximos años.

Para Débora Schneider, uno de los temas pendientes es "la constitución de redes entre universidades con apoyo del Estado, afín a la experiencia brasileña de conformación de consorcios de educación superior virtual. Esto permite la utilización racional de los recursos humanos y económicos, la excelencia en la oferta académica y el establecimiento de entornos de colaboración en docencia, investigación e innovación", planteó la investigadora.

Marilina Lipsman, investigadora del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación de la UBA, considera un reto "hacer un relevamiento de áreas de vacancia para la formación de especialidades en las diferentes regiones. Así podrían desarrollarse propuestas concretas y no superponer ofertas".

Según Marta Mena, "las TICS han impactado fuertemente en la educación a distancia y le permitieron superar ciertas limitaciones para la interacción e interactividad. En nuestra región, sin embargo, no han permeado aún todo el sistema educativo y conviven las tres generaciones tecnológicas". Estas son la generación de impresos: textos y manuales por correspondencia; la generación analógica: envío de vídeos, programas radiales y televisivos; y la generación digital: videoconferencias y redes. "Hay sin duda un camino iniciado para su incorporación definitiva en el proceso de educación a distancia", concluyó Mena.

En relación al desafío y las posibilidades que representa la revolución tecnológica para la educación a distancia, Sergio Napolitano, Secretario de Comunicación y Tecnología de la Información de la UNQ, planteó que es fundamental "aprovechar el potencial de los recursos tecnológicos, pero siempre enmarcado en función de una propuesta educativa de calidad".


Fuente: Prensa UNQ


Fuente: Prensa UNQ





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias


Publicidad