Friday :: 19 / 09 / 2014

AdemásEMPLEO | BUSCÁ TU CARRERA | BLOGS | CURSOS | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

La UNLP ya muestra su herbario renovado en el Museo


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

El pasado viernes 30 de septiembre quedaron inauguradas las nuevas instalaciones del Herbario de la División Plantas Vasculares del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), un espacio con cerca de 500 mil ejemplares, lo que lo convierte en uno de los más importantes de América Latina.

El nuevo mobiliario permite mejorar las condiciones de conservación de las plantas como los helechos, familia del arroz y del trigo, familia del ceibo y en el algarrobo, familia de la manzanilla y el girasol, entre otras.

Esta cantidad de ejemplares lo ubica entre los Herbarios más importantes del país y de América Latina, cuenta con el reconocimiento de la comunidad botánica internacional y es visitado por científicos e investigadores de todo el mundo.

Las obras de acondicionamiento comenzaron hace más de un año e incluyeron el reemplazo de los 102 guardaherbarios donde actualmente se albergan todos los ejemplares por un mecanismo de muebles compactos que, al ser instalados sobre rieles, permiten un aprovechamiento óptimo del espacio disponible.

La remodelación encarada por las autoridades del Museo resultaba imprescindible porque en las condiciones de almacenamiento se estaba poniendo en riesgo la conservación de colecciones. Además, uno de los principales problemas era que los investigadores y el personal técnico -15 personas en total- desarrollan sus actividades en el mismo espacio destinado al depósito de los ejemplares.

Los guardaherbarios eran en su mayoría metálicos pero aún se conservaban muebles de madera, inadecuados para la colección ya que son más susceptibles al ataque de las plagas. A su vez, estos guardaherbarios eran utilizados como separadores de los lugares de trabajo. En este sector trabajan quince investigadores y técnicos. La convivencia entre los lugares de trabajo y la colección dificultaba realizar el cuidado adecuado.

El Herbario conserva la colección de plantas disecadas, mediante un procedimiento especial, para que la forma y posición de sus órganos se conserven de la manera más parecida a cuando estaban vivas. Cada ejemplar es un documento permanente de una especie o población que existe en un tiempo y lugar. Un Herbario con más de cien años, como el Herbario del Museo, contiene especímenes únicos e históricos.

La División Plantas Vasculares cuenta con una superficie de 350 m2 en el ala izquierda de la planta inferior del Museo, de los cuales 200 estaban ocupados por 102 gabinetes metálicos y los 150 metros restantes se distribuían entre áreas de trabajo, biblioteca y sala de computadoras.

Actualmente existen en Argentina 41 herbarios que resguardan unos 4 millones de especímenes. Con 500 mil ejemplares de plantas vasculares (helechos, familia del arroz y del trigo, familia del ceibo y en el algarrobo, familia de la manzanilla y el girasol, entre otras), el Herbario del Museo de la Plata se ubica entre los más importantes del país. Según sus autoridades, el valor mínimo de un ejemplar de herbario ronda los 8 dólares, por lo que se estima que la colección del Herbario tendría un valor superior a los 4 millones de dólares.

Por las características únicas de sus colecciones, especialmente la de plantas compuestas (familia del Girasol) de la región sudamericana, el herbario se ganó el reconocimiento de la comunidad botánica internacional y es visitado por científicos e investigadores de todo el mundo.


Un poco de historia

En 1887, por iniciativa del fundador del Museo de Ciencias Naturales, Francisco Moreno, se creó la primera Sección de Botánica, de la que se hizo cargo honorariamente Carlos Spegazzini. En esa época arribaron al país botánicos y naturalistas extranjeros que vinieron a radicarse y estudiar la flora local.

Del trabajo de esos científicos surgieron las primeras colecciones de plantas del Herbario del Departamento Científico de Plantas Vasculares. A fines del siglo XIX, la colección se incrementó con el aporte de importantes botánicos como el ruso Nicolás Albof.

A partir de 1930, el español Angel Lulio Cabrera, con sus trabajos de investigación en botánica sistemático y fitogeografía, redimensionó para siempre el Departamento de Plantas Vasculares. En 1945 Cabrera fundó en el Museo la Sociedad Argentina de Botánica. El período de Cabrera como jefe constituyó una época de oro, y allí se sentaron las bases para muchos proyectos de investigación, como por ejemplo la elaboración de la flora de las provincias de Buenos Aires y Jujuy. Además, con su labor enriqueció notablemente la colección de plantas del Herbario.


Fuente: prensa UNLP


Fuente: prensa UNLP





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad