Friday :: 22 / 08 / 2014

AdemásEMPLEO | BUSCÁ TU CARRERA | BLOGS | CURSOS | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

De qué hablamos cuando hablamos de Internet

El decano de la Facultad de Informática de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Javier Díaz, da cuenta en este artículo de una interesante visión sobre los cambios que produjo la Web y hasta dónde llega su influencia


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Por Javier Díaz (*)

A pesar que ya se cumplen más de treinta años de la primera conexión con los protocolos de Internet, el real auge ocurrió desde el lanzamiento comercial de Internet en USA en 1995.

Desde ese momento el espiral de crecimiento ha sido constante y hoy más de 800 millones de cibernautas están conectados a un "click" de distancia.

Un servicio esencial como es el de las páginas Web fueron creadas a partir de 1992 y los navegadores desde 1993. De esta forma se está hablando de tecnologías extremadamente difundidas pero muy recientes si las comparamos con la televisión o la industria automotriz.

El principal mérito de Internet es la posibilidad de interacción entre pares y capacidad de interactuar sin necesidad de que se requiera una estructura de organización rígida; de esta forma surgieron comunidades como las redes informales tipo Napster o Kazaa y se potenció un fenómeno mundial como el software libre o software de código fuente abierta (cuyo impacto excede el ámbito de la tecnología para implicar áreas como la economía y la seguridad).

Internet posibilita que un niño cree un diario virtual y realice una publicación que trascienda su vecindario físico para que sea accedido por millones de potenciales lectores.

Las posibilidades de creación y de comunicación flexible crecen continuamente (por ejemplo ahorrando muchas comunicaciones de teléfono de larga distancia reemplazándola por mensajes y aun por conversaciones telefónicas utilizando software sobre Internet).

Me resulta difícil decir si Internet genera adicción o si bien personas con ciertas características psicológicas tienden a usar más Internet. Hay lecturas de los hábitos de la población que tiene que ver con sus culturas y costumbres. No es lo mismo una persona que desde chico usa juegos de computadora y celulares que alguien que aprende el uso más tarde.

¿Qué persona mayor creería de interés que se pueda jugar utilizando el teclado de un teléfono? Sin embargo, existen múltiples marcas de celulares que permiten hacer esto o escuchar música.

Algunos mencionan la dependencia de Internet midiendo el tiempo que se puede estar sin usarla, pero hay que analizar si el mismo tipo de análisis no debería aplicarse a hablar por teléfono o a mirar televisión.

Internet es atrapante porque nos permite comunicarnos y crear; sin embargo hay que aprender nuevas reglas, el vecindario real tiene reglas, peligros y oportunidades, el mundo digital ofrece aún más oportunidades pero debemos aprender cómo vivir en él manteniendo reglas de comportamiento adecuadas. Y la educación es la clave para superar nuestras limitaciones.


(*) Decano de la Facultad de Informática de la UNLP


Fuente: prensa Gastón Dachary





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad