Saturday :: 30 / 08 / 2014

AdemásEMPLEO | BUSCÁ TU CARRERA | BLOGS | CURSOS | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

Entrevista a Pedro Luis Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras

Los planes de la Academia, y los nuevos vocablos de la crisis, son algunos de los temas que se pueden disfrutar en la entrevista


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

En esta entrevista, Barcia cuenta cuáles son los proyectos actuales y futuros de la AAL. Con un estilo único que los caracteriza explica los significados de palabras como "corralito" o "cacerolazo", que surgiendo de la crisis se implantaron en el lenguaje cotidiano de los argentinos.

U: ¿Cuál es la labor esencial de la Academia?
Nuestro estatuto, en su artículo primero, apunta que, entre los fines de la Academia están: a) el de contribuir a los estudios lingüísticos y literarios en nuestro país, b)"conservar y acrecentar el tesoro del idioma y de las formas vivientes de nuestra cultura", c) estimular los múltiples aspectos de la creación literaria, como elementos esenciales de la cultura argentina, d) velar por el uso correcto y pertinente de la lengua, interviniendo o asesorando a las autoridades nacionales, provinciales, municipales o a los particulares que lo soliciten y e) fomentar y estimular la labor intelectual. En rigor, se cumplen todos ellos, y más aún.
Tenemos una línea telefónica abierta permanente para consultas idiomáticas, por la que se evacuan más de 4000 al año. Atendemos un caudal de cerca de 700 consultas sobre nombres propios, particularmente para bautismos. La Academia entrega un premio a la creación literaria y a la trayectoria creativa de escritores argentinos, alternando los géneros. Además, cada dos años, se entregan premios a los mejores egresados de carreras de Letras del país, de universidades oficiales y privadas. Los académicos suelen actuar como miembros de jurados de premios internacionales, nacionales y municipales. Participan en congresos, jornadas y seminarios. Cuando hay invitaciones del interior, gustosos viajamos a colaborar en labores culturales. Existe la costumbre de trasladarse toda la Academia y sesionar en una ciudad que no sea la capital federal. Así se ha hecho en Mendoza, varias veces en Córdoba, en Tucumán, etc. Es una experiencia interesante. Además, se concierta con al universidad local el disponer mesas redondas para dialogar con los alumnos de letras. Suele ocurrir que las entidades oficiales recurren directamente a la Real Academia Española, teniendo en casa la posibilidad del allanamiento de las dudas. Si se trata de cosas vinculadas al idioma en el país, la Real nos reenvía la consulta: este circuito es propia y graciosamente "argentino". En estos tiempos de la electrónica, se corre el riesgo al hablar de la Real, y no ver la mayúscula, que el resto de las academias seamos consideradas "virtuales". Bueno, no está mal, porque aquí y ahora lo estamos siendo, gracias a UNIVERSIA. Pero también tenemos vida fuera del maravilloso mundo de internet. Vamos teniendo y creciendo, en realidad, en "una doble vida"; las dos buenas, sin que una sea la del doctor Jekyll y la otra la de Mr. Hyde.

U:¿Qué investigaciones se realizan actualmente?
Hay dos tipos de investigaciones que se llevan adelante en la Academia. Las institucionales y las personales. Las primeras son las planificadas y asumidas por la Corporación. Las hay permanentes y de proyectos acotados en el tiempo. Las investigaciones permanentes son las referidas a las cuestiones lingüísticas del español, particularmente en sus modalidades de uso argentino. Nosotros nos referimos a esta materia como "el habla de los argentinos", es decir el conjunto de particularidades que, en el manejo del sistema de la lengua española, se dan en nuestro territorio. Los resultados de estas investigaciones se vuelcan en obras de conjunto, editadas por la Real Academia Española de la Lengua, como son el Diccionario de la lengua ?publicado en su última versión el año pasado- que incluye usos, modismos y vocablos de nuestro país; la Gramática, una de cuyas coordinadoras es de origen argentino, en la que colaboró activamente nuestra antecesora Dra. Ofelia Kovacci y la Ortografía. A su vez, hay obras elaboradas por el conjunto colegiado de todas las academias, que están en proceso de concreción. Muy avanzado ya, y a punta de cerrarse su primera edición, el Diccionario panhispánico de dudas. Este se constituirá en un instrumento utilísimo para toda consulta respecto de dificultades, indecisiones, problemas que supone el uso hablado o escrito de nuestra lengua. Algo más demorado está el Diccionario de americanismos. Para todas estas empresas trabajan la Academia y los académicos argentinos, en el seno de las comisiones que organiza la Asociación de Academia de la Lengua Española.
En cuanto a las investigaciones lingüísticas dadas a conocer en publicaciones propias de nuestra Academia, cabría recordar que en nuestro Boletín, editado semestralmente, hay una sesión fija de "Acuerdos acerca del idioma", donde se anticipan los resultados de las investigaciones que se van realizando permanentemente. La Academia acaba de concluir la primera versión de un caudaloso Diccionario de argentinismos, que habrá de editarse en el curso de este año, y que contiene unos 6.000 artículos. Es una tarea larga, fruto de años de investigación paciente y ordenada. Estimo que será una valiosa contribución a la lexicografía. Pero esta sola obra requeriría todo un tratamiento independiente.

continúa...







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad