Noticias

Universidad: por qué se recomienda a los docentes no prohibir el celular en clase

      
Fuente: Shutterstock

Los jóvenes utilizan en todo momento el celular y están pendientes de él porque “los teléfonos inteligentes permiten que se involucren con el mundo exterior”, afirmó el ex director de información de la Universidad de Maryland y consultor de educación digital, Stephen DiFilipo, a EdTech. Por eso, comentó que no se puede generar un ambiente de aprendizaje fuera de ese mundoEl uso de dispositivos móviles en el salón de clase puede promover la colaboración y la participación, y mejorar el aprendizaje, ya que los estudiantes tienen toda la información que deseen a su alcance. En esta nota te contamos por qué se recomienda a los docentes no prohibir el uso del celular en el aula y cómo aprovecharlo. ¡Seguí leyendo!



Te puede interesar también:
>Pokemon Go: cómo la realidad aumentada puede ser utilizada con fines educativos
>Los celulares sacan ventaja respecto de las netbooks para usos pedagógicos en las escuelas, según informe
>6 razones de por qué los docentes deben aceptar la incorporación de la tecnología en clase
>6 estrategias para promover la participación y el compromiso de los estudiantes en clase



Prohibirles su uso en clase podría afectar sus rendimientos académicos
. Según un estudio de la Universidad de Administración de Singapur, realizado sobre una población no representativa, aquellos estudiantes que se les prohíbe el uso del celular en el aula poseen una gran ansiedad y son incapaces de concentrarse. Esta conclusión se vio reflejada en una prueba estándar que se les realizó a quienes podían hacer uso del celular en clase y a quienes lo tenían prohibido, ya que en estos últimos los resultados fueron 17% más bajos.

“Algunos profesores no saben la cantidad de cosas que pueden hacer los estudiantes en los dispositivos móviles”, aseguró DiFilipo. Mediante aplicaciones que permiten la toma de notas o la grabación de voz, los estudiantes pueden integrar la información de la clase con sus teléfonos móviles y recordar los temas en cualquier momento. De todas formas, para DiFilipo, cuando se decide permitir a los estudiantes el uso del celular en el salón de clases, la institución debe garantizar la conexión a Internet y tener un ancho de banda que permita el uso de WIFI por todos aquellos que lo deseen.

En Argentina, según datos de una investigación realizada por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), los celulares reemplazaron a las netbooks en el aula y las nuevas tecnologías en el salón de clases mejoraron los vínculos entre estudiantes y docentes.

Según la especialista norteamericana en educación, Ann McMullan, los docentes deben aceptar la incorporación de la tecnología en el aula y afirma que la innovación digital en la educación se trata de una realidad que debemos aprender a aceptar.

Por otro lado, el profesor diseñador de instrucción en la Universidad de Valencia, Josh Murdock, opina que el uso del celular en clase ofrece grandes ventajas y permite que los estudiantes puedan realizar un seguimiento de las listas de tareas y estar organizados a través de aplicaciones móviles.


¿Cómo se adapta el sistema educativo al uso de dispositivos móviles?

El Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires apoya la idea de “propiciar un uso adecuado y medido para poder aprovechar su potencial pedagógico y también para comunicarse con los padres y la comunidad educativa de cada escuela”, afirmó a La Nación la Ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires Soledad Acuña, ya que debemos adaptarnos al mundo que vivimos hoy.

En este sentido, “pronto se presentará una app para que los padres puedan bajar en su celular y seguir a través de ella el boletín de sus hijos y toda la información relacionada con la escuela”, dijo Acuña al mismo medio.

También se está trabajando en una plataforma llamada PIP, Pase de Inicial a Primaria, donde el maestro ingresará la información del alumno de 5 años para que cuando el docente de primaria lo reciba tenga datos del niño.

La aparición de las nuevas tecnologías y el uso masivo del celular ha desafiado al sistema educativo, donde los docentes deben adaptarse a la realidad en la que se vive. Si bien al principio cuesta adaptarse rápidamente a los cambios, con el paso del tiempo hay que buscar las ventajas y ver el lado positivo para incorporar el uso del celular al salón de clases.



Qué se está haciendo

En la Escuela Técnica N°34, Ingeniero Enrique Hermite, los estudiantes aprovechan el celular para las clases de Matemáticas. Según explica la rectora de la escuela a La Nación, la idea surgió a partir de una iniciativa de los estudiantes de tercer año que propusieron utilizar el teléfono celular para las clases de matemáticas, arte y en construcciones. Lo que hicieron fue descargar un programa matemático llamado GeoGebra que nos permitió incorporar el teléfono como un complemento al proceso de enseñanza. Según contó la docente y rectora de la Escuela, Haydee Noceti, es muy reconfortante verlos concentrados y aprovechando las bondades de la tecnolgía, pero asegura que no siempre fue así y que a la escuela le costó adaptarse al celular. 




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.