Noticias

Lectura rápida: aprendé a leer de manera más eficiente

      
Fuente: Shutterstock

Aprender a leer más rápido puede ser beneficio tanto para tu formación universitaria como para tu desarrollo laboral, dado que te permitirá mejorar la comprensión lectora y liberar tiempo para trabajar de forma más eficiente en otras áreas. Comprender un libro de texto no significa que seamos buenos lectores. Ser un buen lector implica leer rápido, con eficiencia y entendimiento. A continuación, te compartimos algunos consejos para aumentar tu capacidad de lectura y para que puedas deshacerte de los malos hábitos al leer cualquier tipo de texto. 



Técnicas y hábitos de estudio que te lleven al éxito académico (EBOOK)

Una guía para todo estudiante universitario que buscan tener un paso exitoso por la universidad.

Contiene recursos, consejos e ideas para que el alumno pueda rendir al máximo y obtener los mejores resultados académicos.

Ebook sobre técnicas y hábitos de estudio para la universidad





Ventajas de la lectura veloz

La lectura es una habilidad compleja y la lectura rápida se puede aprender. La mayoría de la gente lee a una velocidad promedio de 250 palabras por minuto, lo que significa que una página de un libro promedio se leería entre uno y dos minutos.

Si fueras capaz de duplicar la velocidad a 500 palabras por minuto, podrías ahorrar tiempo de lectura y utilizarlo en otra tarea. Además, podrías mejorar la comprensión general de un texto, lo cual tiene muchos beneficios a la hora de estudiar o trabajar.

 

Malos hábitos de lectura

La mayoría de la gente tiene varios malos hábitos de lectura que no le permiten ser un lector veloz. A continuación, te presentamos una serie de consejos para aprender a ser un buen lector, terminando con los malos hábitos de lectura y dominando las habilidades de lectura rápida. ¡Tomá nota!

 

  • Sub-vocalización:

Es la costumbre que tiene la mayoría de la gente de pronunciar las palabras en la cabeza mientras lee el texto. Cuando uno escucha la palabra que dice la mente, la lectura toma mucho más tiempo de la necesaria porque una palabra se puede entender más rápidamente de lo que se puede decir. Por lo tanto, hay que terminar con el hábito de la sub-vocalización y practicar “no hablar” o dejar de decir las palabras en la cabeza cuando se lee.

  • Lectura de palabra por palabra:

Es más lento leer palabra por palabra. Cuando uno se concentra en las palabras por separado, muchas veces estas pierden el contexto general y en definitiva el concepto de lo que se dice. Por lo tanto, la gente que lee cada palabra como una unidad distinta tiene menos comprensión lectora que quienes hacen una lectura en bloques de palabras. Cuantas más palabras se puedan leer en cada bloque, más rápida será la lectura.

  • Regresión:

La regresión es la re-lectura innecesaria de material. Algunas personas tienen el hábito de volver a leer lo que acaban de leer solamente para asegurarse de estar haciéndolo bien. A pesar de que así muchas veces pensamos que comprenderemos mejor el texto, solo perdemos la estructura general y el flujo de lectura con el que veníamos y al final, la comprensión lectora puede disminuir. Hay que ser conscientes del uso de la regresión y no volver a leer el material a no ser que sea absolutamente necesario.

  • Pobre concentración:

Para mejorar la concentración al leer, es necesario dejar de realizar múltiples tareas y eliminar todo tipo de distracciones. La lectura debe realizarse en un ambiente adecuado, donde las distracciones externas sean mínimas.

  • Lectura lineal:

Siempre se nos ha enseñado a leer comenzando por la izquierda y finalizando por la derecha y siempre hacia abajo, cada palabra, oración, párrafo y página en secuencia. Sin embargo, no hay una regla que diga cómo tenemos que leer un documento o que hay que hacerlo en el orden que el autor pretende. Uno puede escanear rápidamente el texto y así decidir lo que es importantey lo que no lo es.

 

Mejorar las habilidades de lectura lleva tiempo. Es aconsejable que antes de comenzar a practicar, midas la velocidad de lectura actual para así saber si ésta aumenta. De todas formas, siempre hay que tener en cuenta el propósito de la lectura y decidir si la lectura veloz es el enfoque más adecuado ya que no todo lo que uno lee se presta para una lectura rápida. Si es necesario comprender el mensaje completo, memorizar la información, analizar en detalle o simplemente disfrutar de la forma en que escribe un autor; la lectura veloz no es adecuada. Pero cuando se aplica correctamente, la velocidad de lectura puede mejorar significativamente la eficacia y comprensión global del texto.

 


Lee también
Conocé 5 libros de Gabriel Rolón
20 libros gratuitos de historia argentina y universal
40 libros de escritoras argentinas que debés leer
Más de 1000 libros gratis en PDF para descargar



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.