Noticias

Docentes: 5 consejos para estimular la participación de los alumnos en el aula

      
Fuente: Shutterstock

En esta ocasión, te presentamos 5 consejos para estimular la reflexión y la intervención oral en el salón de clases. ¡Prestá atención!

Registrate para recibir información sobre becas, ofertas de empleo, prácticas, Moocs, y mucho más  

1. Que sea seguro

La falta de participación en el salón de clase puede deberse a dos motivos: que el estudiante no esté interesado en absoluto en la asignatura que debe estudiar, o que no tenga la seguridad suficiente para realizar o responder una pregunta y tema hacer el ridículo frente al docente y sus compañeros. En este último caso, es responsabilidad del maestro intervenir para crear un entorno seguro y demostrar a los alumnos que sus comentarios e interrogantes son siempre bienvenidas.

2. Que sea divertido

Cualquiera que sea el enfoque o la temática, es recomendable que el docente inyecte un elemento de juego en la dinámica de la participación oral, permitiendo a los alumnos aprovechar su imaginación y realizar preguntas creativas e incuso algo absurdas.

3. Que sea gratificante

Los docentes deben asegurarse de celebrar todas las intervenciones, independientemente de que sean equivocadas o acertadas, y recompensar a los alumnos. Asimismo, cabe destacar que, a la hora de extender una felicitación, es preferible que el profesor mencione al estudiante por su nombre. Si bien esta puede ser una meta algo exigente, principalmente para aquellos profesores que dictan muchos cursos o dirigen grupos numerosos, llamar a los alumnos por su nombre tiene un importante efecto emocional sobre los mismos.

4. Que sea personal

Una buena estrategia para estimular la participación dentro del aula es establecer un diálogo fuera de ella. Por ejemplo, que el docente llegue unos minutos más temprano a la sala de clases para conversar informalmente con los alumnos o que lo haga durante el recreo. El docente también puede hacer uso de recursos no verbales para estimular a los estudiantes a participar. Por ejemplo, sentándose cerca de los alumnos, alternando de asiento regularmente o estableciendo contacto visual individual cuando le dirige una pregunta a un estudiante o cuando este interviene.

5. Que sea un hábito

Si el docente desea que la intervención activa se trasforme en un hábito entre los alumnos, deberá insistir y realizar propuestas innovadoras. Por ejemplo, puede programar debates semanales entre los alumnos, o pedirles que escriban sus dudas y comentarios sobre el final de cada clase para discutirlos en la próxima.

 

Lee también
» 40 cursos online gratuitos que comienzan en abril
» 15 apps educativas para docentes modernos 
» 10 tendencias en educación con mayor impacto y proyección 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.