Noticias

Cómo mentalizarte a la hora de preparar un examen

      
Fuente: Fotos Universia

Todos los profesionales en algún un momento de su vida debieron rendir un examen y sufrieron el proceso previo y posterior. No dejes que los nervios te ganen, es una prueba más y tu vida no está en juego. Para que logres mantalizarte, en esta nota te presentamos una serie de consejos que te van a resultar útiles cuando tengas que enfrentarte a tu próximo examen. ¡No te los pierdas!

Lee también
» 5 técnicas de estudio efectivas que recomiendan desde la Universidad de Harvard
» ¿Cómo afrontar el miedo a rendir exámenes?
» Exámenes orales: cómo se preparan y cuáles son sus ventajas 


#1 Tu actitud de cara al examen

Todos somos capaces de dar un examen, pero nuestra actitud y dedicación serán los factores clave que nos permitirán aprobar y/o marcar la diferencia. No te preocupés si lo perdés, ni siquiera pienses en la posibilidad, y si no lo aprobás, siempre se puede rendir otra vez. Buscá tu mejor actitud, siempre con la mente positiva para enfrentar cualquier obstáculo que la vida te ponga.


#2 ¿Qué te preocupa?

Evitá todo tipo de preocupación, ese sentimiento que nos paraliza en el presente por cosas que quizás ni sucedan en el futuro. En vez de asustarte, preparate y prevenite para lo que pueda llegar a venir. Nunca vas a tener el control total sobre un examen, pero si podés estar preparado para ello, por ejemplo, nunca conocerás las preguntas de antemano, pero si podés estudiar lo máximo que puedas para ser competente ante cualquier cuestión. Preocuparte te hace perder la confianza y el autoestima.

Mantenete equilibrado para estar en buenas condiciones a la hora de rendir. Alcanzá tu máxima estabilidad emocional. Para eso necesitarás:

-Alejarte de las situaciones conflictivas.

-Sentirte optimista.

-Seguridad de tus capacidades.

-No dejar entrar las ideas obsesivas.

-Reaccioná frente a los obstáculos. No permitas que te derriben.


#3 De cara al examen

Siempre vamos a sentir ansiedad; y ésta nos hará perder el control de la situación afectando nuestra atención, concentración y rendimiento. Para superar este estado, aprendé técnicas de control para establecer un equilibrio interno físico y mental. Estas son algunas técnicas de control:


Habilidades de concentración y reducción de ansiedad

Las técnicas de relajación y ejercicios de respiración, son las habilidades más conocidas. Como ya sabemos, las técnicas de relajación necesitan de una práctica para que resulten efectivas. Asimismo, atender los ejercicios de respiración para disminuir la fatiga, agilicen la memoria, la atención y la concentración. Para lograrlo, intentá esto:

1. Inspirá el aire por la nariz manteniendo la boca cerrada y elevando el abdomen.

2. Sujetá el aire durante unos momentos.

3. Expirá por la boca o nariz muy despacio, repitiendo todo el proceso sucesivamente. Cuanto más lento expulses el aire aumentará tu bienestar.

Los pensamientos negativos son normales cuando nos tenemos que enfrentar a una situación comprometedora, al punto de causarnos angustia, ansiedad o hasta ataques de pánico. Para evitar estas situaciones y eliminar los malos pensamientos, empleá lo que se conoce como la técnica de detención del pensamiento. Con esto, eliminaremos las negatividades y aumentaremos nuestra autoestima.  Otra manera de aumentar la confianza, es desarrollar una imagen positiva de nosotros mismos.


#4 El día antes del examen

Primer error: dedicar el día antes a estudiar todo lo que no hemos aprendido. Esto aumentará la ansiedad y te generará un bloqueo mental. Además, algo que deberías tener claro es que no vas a aprender en unas pocas horas todo lo que no sabes para el examen. En cambio, levantate y desarollá tu rutina como haces todos los días. Si podés hacé ejercicio, salí a dar un paseo, acostate temprano y comé liviano.


#5 El momento antes del examen

-No hables del examen

-Evitá las personas ansiosas

-Siempre acordate de tu actitud positiva

 

#6 Durante el examen

La memoria funciona asociativamente: un dato nos lleva a otro, tal cual una cascada. Por eso te recomendamos estos pasos:

1. Hacé los ejercicios de respiración.

2. Lee bien el examen: analizá las palabras y expresiones.

3. No tengas miedo de preguntar. Consultá todas tus dudas con el profesor.

4. No comiences a escribir sin hacer un esquema previo de lo que tenés que escribir.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.