Noticias

Lecciones de fábula: lo que las fábulas nos enseñan del mundo empresarial

      
En ocasiones los cuentos clásicos permiten comprender mejor el mundo actual
En ocasiones los cuentos clásicos permiten comprender mejor el mundo actual  |  Fuente: Shutterstock
  • Las fábulas son típicos cuentos para niños que narran historias que terminan con una enseñanza.
  • Los empresarios pueden aprender mucho de estas historias.
  • El mundo del emprendimiento es uno de los que tiene más enseñanzas por adquirir de las fábulas.

Las fábulas y los cuentos son típicos recursos de la infancia, que tanto padres como docentes utilizaban con la idea de contar una historia pero al mismo tiempo transmitir un mensaje o dejar una enseñanza.

El mensaje transmitido en estos cuentos es de gran utilidad para hacerse ideas sobre la vida, aprender sobre la amistad, el compromiso y la solidaridad, e incluso comprender nuevas realidades. Sin embargo, las fábulas han demostrado que también tienen mucho que enseñar a empresarios y emprendedores.

Algunos de los mensajes transmitidos en estos cuentos son verdaderos reflejos del mundo de la empresa, de cómo se comportan determinados actores e incluso de los desafíos que es necesario superar para crear y gestionar una empresa.

La fábula del león y el ratón

Esta fábula cuenta cómo un león atrapó a un indefenso ratón, quien para evitar una muerte segura prometió ayuda al rey de la selva cuando este lo necesite. Pocos días después, un grupo de cazadores atrapa al león, pero el ratón los asusta y hace que escapen.

De este cuento sencillo, la primera lección que se puede aprender es que incluso la persona menos esperada puede ser una buena aliada en momentos de necesidad. La ayuda para emprender o dar vida a un negocio puede venir de cualquier sitio. Lo que se hace evidente al pensar en inversores para emprendimientos.

Además, permite entender que todo actor puede competir sin importar su tamaño. El mercado no es solo de las grandes empresas, sino de todos los valientes que se animen al desafío de emprender, pues todos pueden obtener buenos resultados si se lo proponen.

Pensado para el ámbito de la empresa, esta puede enseñar a jefes y líderes que no deben despreciar a ningún empleado, sin importar el cargo que este tenga.

La liebre y la tortuga

Esta es una de las fábulas más conocidas. La carrera entre una liebre que presumía de su velocidad y una tortuga es el centro de este cuento, en el que la liebre se confía de sus capacidades y decide hacer una pausa en plena carrera, lo que ocasiona que se duerma y pierda la apuesta con la tortuga.

¿Qué enseña esta fábula? En el mundo del emprendimiento, puede decirse que dar vida a un negocio es una verdadera carrera, en la que hay muchas formas de competir. Así como existen emprendedores que nunca descansan y siguen a paso constante hasta lograr sus metas a pesar de las expectativas adversas, hay otros demasiado engreídos como para ver sus propias debilidades.

Existen decenas de tipos de empresas y emprendedores, cada uno con su propia lucha por delante. Actuar como la liebre y menospreciar una idea o empresa por sus diferencias con la propia o por sus condiciones particulares es un verdadero error.

¿Tener una idea y lanzarla al mercado de inmediato? ¿O planear una estrategia, proponerse objetivos, organizar el trabajo y sacarlo a la luz únicamente cuando se consiga la mejor versión posible? Para emprender, a veces es mejor ser un poco tortuga e ir lento, pero llegar con seguridad.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.