Noticias

7 maneras con las que empezar una presentación

      
Elegir las palabras adecuadas mantendrá a tu público atento
Elegir las palabras adecuadas mantendrá a tu público atento  |  Fuente: Shutterstock
  • Prácticamente todos los trabajadores deben desarrollar sus habilidades para hablar en público.
  • Los mejores oradores son los que enganchan a sus oyentes desde el inicio y los mantienen activos hasta el final de la charla.
  • Las primeras frases son las que más impactan en el público.

No es necesario ser un experto orador para saber que, al momento de hacer una presentación oral lo más importante es tener enganchado al público. Esta conexión debe iniciarse con las primeras palabras y extenderse hasta el fin del relato.

Generalmente se cree que lo más importante es el mensaje final, la última frase que se dice. Pero en realidad es todo lo contrario: lo más importante es cómo se inicia la charla.

Los mejores oradores son los que consiguen que la atención del oyente siempre se mantenga en el discurso, desde el momento en que saludan al público y dicen su primera palabra. Lograrlo es clave para que la idea que se busca transmitir llegue a destino y se comprenda en su totalidad.

¿Cómo lograrlo? Aplicando una de estas 7 formas ideales para empezar una presentación:

1) Con una cifra

Los números tienen el poder de sorprender y al mismo tiempo aclarar las ideas. Estos no dan lugar a dudas, permiten que el oyente se haga una idea exacta de lo que ocurre.

2) Con una historia

Las historias cautivan el interés de los oyentes principalmente por su cercanía. Por esto, iniciar una presentación con una historia o situación concreta es una excelente forma de reunir la atención de todos los asistentes.

3) Con un refrán

Los refranes cumplen una función parecida a las historias, con la diferencia de que normalmente son más populares y por tanto se aceptan con más facilidad.

¿Te interesa mejorar tu lenguaje?

¡Conviértete en Lingüista!

4) Con una broma

Como forma de romper el hielo, de generar sonrisas y por tanto iniciar la presentación con energía positiva, las bromas son un excelente recurso.

Sin embargo, es importante elegir una broma adecuada. Esta no puede ser demasiado larga o compleja, porque puede tener el efecto contrario.

5) Con la conclusión

¿Cuál es la idea central de tu discurso? ¿Cuál es el mensaje que querés transmitir? Decirlo al principio puede parecerte extraño, pero será una forma de decir a tu público exactamente lo que la presentación puede aportarles, y por tanto, de concentrar su atención (porque se supone que lo que vas a decir es interesante para ese público en particular).

6) Con una cita

A veces las palabras de otros son el medio ideal para transmitir justo lo que queremos decir pero no logramos estructurar.

Busca una cita adecuada, de una persona importante o reconocida, y si aplica a la presentación que querés dar, perfectamente podés usarla para dar inicio a tu discurso.

7) Con una afirmación impactante

Una frase que genere impacto, que refleje la importancia de lo que vas a presentar, que rompa el hielo y sea lo suficientemente fuerte como para iniciar una charla.

Es ideal que esta afirmación incluya cifras que permitan hacer más real y cercano lo que se pretende decir.

¿Vas a dar una presentación? Relajate, si organizás el discurso con tiempo y de forma adecuada no es tan difícil como parece a simple vista.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.