Noticias

En el Día Mundial de Internet te enseñamos a navegar de manera segura

      
Fuente: Shutterstock

El Día mundial de Internet se celebró por primera vez en nuestro país en el año 2007. Es una fecha que surgió originalmente en España, en el año 2005, como iniciativa de la Asociación de Usuarios de Internet. Como consecuencia del éxito de esa primera celebración, en noviembre de ese mismo año se solicitó a la Asamblea General de las Naciones Unidas que fije el 17 de mayo como el Día Mundial de Internet. Así, la ONU, por intermedio de una resolución de la Asamblea General aceptó el pedido y adaptó el nombre de la fecha, que hasta ese entonces era el Día Mundial de las Telecomunicaciones, pasando a ser el Día Mundial de las Telecomunicaciones y Sociedades de la Información, más conocido en muchos países como el Día de Internet.

En la actualidad, Internet se volvió un recurso inigualable. Si no es a través de nuestras computadoras, los dispositivos móviles nos permiten estar conectados las 24 horas del día, y gracias a eso disfrutamos de una gran cantidad de servicios y aplicaciones que se han vuelto imprescindibles en el día a día de los ciudadanos.

Sin embargo, Internet también presenta riesgos para la seguridad de las personas y las empresas, algo que quedó claro con el ciberataque masivo que ocurrió el pasado viernes 12 de mayo que afectó a más de 170 países y 230.000 computadoras producto de la propagación de un “ransomware”, según asegura una noticia de ABC. Por eso, en el día de hoy, en el marco del Día mundial de Internet, te proponemos una serie de recomendaciones para navegar de forma segura, según InnoTec, empresa de ciberseguridad del grupo Entelgy.

 

1. Tomar conciencia

Todos podemos ser víctimas. Es importante tomar conciencia y desterrar el mito de "irrelevancia" que lleva a las personas a pensar que no les va a pasar nada. Sobre todo, porque por falta de información las personas se ponen en riesgo y permiten ser atacados por un ataque cibernético.

 

2. Navegar en sitios seguros

Si bien no son garantía absoulta, es importante navegar y sobre todo realizar compras online en sitios cuyo protocolo son HTTPS y no en sitios que solo tienen el HTTP. Nos damos cuenta de esto al comienzo de una URL. La letra S, al final del protocolo, quiere decir que cuenta con certificado de seguridad.

Asimismo, para no ser víctimas del fenómeno conocido como phishing, relacionado con el robo de información confidencial, es importante asegurarnos de estar en sitios oficiales y no en imitaciones del mismo. Muchas veces, quienes realizan estos actos delictivos crean sitios similares a los oficiales, como pueden ser por ejemplo la página de un banco, y caemos en la trampa de poner nuestros datos personales.

 

3. Recaudos a la hora de utilizar el correo y otros servicios de mensajería

El correo electrónico es una de las principales vías de recepción de malware, virus o cualquier tipo de programa malicioso. Lo mismo pasa con aplicaciones como Skype o Whatsapp. Lo que debemos tener como regla básica en el uso del correo o alguna de estas aplicaciones es desconfiar de mensajes o archivos adjuntos de remitentes desconocidos o contenidos sospechosos de contactos que conocemos. Ante la duda, evitar descargar o comprobar con el antivirus.

 

4. Seguridad física

Las fronteras entre la seguridad física y online cada vez están más diluidas. Existe, por ejemplo, la conocida “estafa del soporte técnico”, donde los delincuentes se hacen pasar por técnicos de mantenimiento de una compañía telefónica para acceder a las computadoras de los clientes e instalar un malware. Es común ver también carteles que nos aparecen frente a la pantalla que dicen “usted tiene un virus” o “su disco duro será borrado”, y luego una invitación con los pasos que debe seguir para evitar el problema. En estos casos, no haga clic en ningún enlace. Si usted tiene un virus asegúrese de que sea el antivirus que tiene instalado quien se lo haga saber.

 

5. Todos los dispositivos asegurados

Todo dispositivo que tenga acceso a Internet, ya sea un Smart-TV, un reloj inteligente u otro, debe estar protegido, ya que cualquiera puede ser la puerta de entrada de un ataque.

 

6. Actualización de los programas y aplicaciones

Mantener actualizados todos los programas informáticos de seguridad y resto de aplicaciones que usan los dispositivos y sistemas sigue siendo una de las medidas de protección más efectivas frente a las ciberamenazas. Asimismo, es conveniente estar al corriente y revisar las notificaciones que comuniquen la discontinuidad del soporte para programas y aplicaciones, con el fin de buscar alternativas que garanticen la seguridad.

 

7. Elegir productos diseñados de manera segura (Security by Design)

A la hora de comprar un dispositivo que tenga algún tipo de conexión a internet, ya sea un reloj o un electrodoméstico, debemos asegurarnos de que incorporan medidas de protección y han sido desarrollados con componentes seguros y correctamente auditados. En este sentido, los principales fabricantes y proveedores de servicios están situando el concepto “Security by Design” o “Seguridad desde el Diseño” como uno de los pilares fundamentales en el proceso de desarrollo de sus soluciones y productos.

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.