Noticias

Día Mundial de la Salud: la depresión es la principal causa de problemas de salud en el mundo

      
Fuente: Organización Mundial de la Salud

Como todos los años, con motivo del aniversario de la Organización Mundial de la Salud, el 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud. Para la campaña de este 2017, el lema elegido es "Hablemos de depresión". El objetivo es poner sobre la mesa un tema prioritario que preocupa al mundo entero para que cada vez más personas puedan obtener ayuda, ya que este trastorno mental que conocemos como depresión afecta a más de 300 millones de personas a lo largo del mundo y es la principal causa de problemas de salud y discapacidad. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, en la Región de las Américas casi 50 millones de personas sufren de depresión y entre el 2005 y 2015 la cifra aumentó cerca de un 17%.

La depresión provoca angustia y tiene una incidencia directa en la capacidad de las personas para realizar tareas del día a día, lo cual trae consecuencias negativas sobre las relaciones familiares y con amigos. En algunos casos puede llegar incluso a provocar el suicidio.

Si bien existen tratamientos eficaces para combatir la depresión, muchas personas no accedan al tratamiento necesario para vivir una vida saludable y productiva producto de la falta de apoyo de su entorno, sumado al miedo al estigma por padecer este trastorno. Según la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, hasta la depresión más severa puede superarse si la persona recibe un tratamiento adecuado.

En Argentina, según cifras del año 2010 publicadas por el Ministerio de Salud, la depresión mayor era uno de los dos trastornos mentales que más afectaba a la población argentina mayor de 15 años. Según estas cifras, el 21% de la población padecía algún tipo de trastorno mental y de ese porcentaje un 31% sufría de trastornos depresivos, siendo mujeres en más del doble de casos. Cabe destacar que estas cifras representan a la población que tiene un diagnóstico, quedando al margen personas que pueden padecer algún tipo de trastorno pero no lo saben.

Según cifras del Institute Health Metrics and Evaluation, para el año 2015 la depresión era la segunda causa mayor de discapacidad en nuestro país.

 

Síntomas de la depresión

La depresión se puede clasificar como leve, moderada o grave, dependiendo de los síntomas y recurrencia de los mismos.

Trastorno depresivo recurrente: personas que durante un mínimo de dos semanas parecen episodios depresivos, caracterizados por un estado de ánimo menguado, pérdida del interés y del disfrute, baja energía que a su vez provoca poca actividad. En algunos casos también padecen alteraciones en el sueño y apetito, baja autoestima, sentimientos de culpa y problemas de concentración, entre otros.

Dependiendo de la intensidad de los síntomas, ya sean leves, moderados o graves, la persona podrá o no continuar con sus actividades laborales y sociales. En el caso de sufrir un trastorno grave difícilmente la persona pueda llevar a cabo sus actividades con normalidad.

 

Trastorno afectivo bipolar: las características de este trastorno se presentan como episodios depresivos y maníacos en intervalos de tiempos distintos con un estado de ánimo normal de la persona entre el pasaje de un episodio al otro. Estado de ánimo irritable, hiperactividad, logorrea, exceso de autoestima y menos horas de sueño son algunas de las características que permiten identificar los episodios maníacos.

 

Tratamiento y diagnóstico de la depresión

Tanto la depresión moderada como grave es posible tratarla y obtener buenos resultados. Es importante consultar a un profesional de la salud para que haga su diagnóstico y ofrezca algún tipo de tratamiento,  ya sea psicológico, como puede ser terapia individual o en grupo, o medicamentos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y los antidepresivos tricíclicos.

El uso de medicamentos antidepresivos puede resultar eficaz para la depresión moderada y/o grave, aunque puede tener efectos adversos que el profesional que lo atienda deberá tener en cuenta. Así mismo, no es el tratamiento indicado para trastornos leves, ni para tratar la depresión en niños o en jóvenes en su primer etapa de la adolescencia.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.