Noticias

La regla de las 5 horas: una estrategia para estar constantemente aprendiendo

      

A muchas personas les pasa que no disponen de tiempo para hacer cosas que tienen pendientes, ya sea estudiar, hacer deporte o aprender una nueva habilidad. Es que entre las obligaciones profesionales y los compromisos familiares, la rutina puede resultar absorbente y apenas nos deja algunos ratos libres. La clave para no bajar los brazos y tener la oportunidad de poder hacer todo aquello que tenemos en el tintero es organizarse.  Por eso, en el día de hoy te invitamos a conocer la regla de las 5 horas, que consiste en destinar 5 horas por semana, divididas en una hora por día, que resulta una meta alcanzable con un poco de organización y esfuerzo, para invertirla en leer o practicar para desarrollar esa habilidad que hace tiempo nos gustaría incorporar.


Te puede interesar también
>Por qué estudiar un posgrado: conocé cuáles son las razones
>Cómo salir de tu zona de confort (Webinar)
>Conocé cuáles serán las 10 habilidades tecnológicas más demandadas este 2016
 

Esta estrategia, que aumenta considerablemente nuestra productividad, fue utilizada por Benjamin Franklin, quien pese a haber abandonado la secundaria a los diez años para trabajar como aprendiz de su padre y sin tener ningún talento especial, llegó a convertirse en uno de los estadistas más importantes de los Estados Unidos, en inventor y en emprendedor.

 

Su sistema consistía en aprovechar esta hora diaria que tomaba de su agenda para leer y escribir, fijarse metas personales y metas de crecimiento, reunirse con personas con intereses a fines y que estén interesados en continuar aprendiendo, llevar sus ideas a la práctica y plantearse preguntas que lo lleven a la reflexión de forma diaria.

 

Pero además de Franklin, muchas figuras exitosas de nuestro tiempo deben su éxito al aprendizaje constante, a su curiosidad inagotable y a sus permanentes ganas de continuar absorbiendo información para enriquecerse.  Según un artículo publicado por el portal Inc., en el cual se mencionan algunas figuras que utilizan la regla de las 5 horas, se destacan por ejemplo Zuckerberg, quien gracias a este sistema logra leer un nuevo libro cada dos semanas o Bill Gates, que logra leer unos 50 libros al año.

 

Si te interesa la idea de poder implementarlo, a continuación te ofrecemos una serie de consejos para implementarlo.

Fijar un tiempo

Establecé un horario o momento del día en el cual considerás que podés destinar una hora de tu día.  Las actividades a realizar en esa hora pueden ser tanto la lectura un libro o artículos de interés, como tomar una clase, o asistir a una conferencia.

Planificar el aprendizaje

Planificar qué vamos a hacer durante el tiempo que destinemos al aprendizaje deliberado será más fácil establecer prioridades, ya que te ayudará a decidir qué quieres aprender, a establecer un objetivo y analizar por dónde es mejor comenzar.

La práctica deliberada de algo

Lejos de intentar hacer algo de manera automática la idea es dedicar el tiempo a cosas concretas para alcanzar metas específicas, y sea a corto o a largo plazo. Un ejemplo de cómo trabajar en la práctica deliberada de algo con una buena planificación del aprendizaje puede ser, por ejemplo, solicitar feedback sobre tu desempeño en el trabajo para tomar nota de aquellos puntos en los que podrías mejorar. Una vez que tenemos una meta específica podemos trabajar a conciencia en esto de la manera que consideremos más efectiva.

 

Resolver problemas a medida que van surgiendo

Una buena manera de pone práctica el aprendizaje deliberado es enfrentar aquellas problemáticas que surgen en el día a día pero que por nuestra agenda los dejamos para otro momento para no romper con nuestro esquema de trabajo. Planificar un tiempo de nuestro día o semana para atender estas cuestiones que aparecen sin aviso puede ser una buena manera de poner en práctica esta estrategia de aprendizaje constante.

 

Conclusión  

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a evaluar la productividad de nuestro día analizando cuántas cosas resolvimos o hicimos. Sin embargo, la regla de las 5 horas trabaja con otra variable al poner como medida de evaluación el aprendizaje en primer lugar. 

El concepto de aprendizaje deliberado que desarrollamos aplicando la regla de las 5 horas, lo que hace es cambiarnos el chip. Nos ayuda a pasar de una mentalidad automática, que hace las cosas para terminarlas y pasar a otra, a una más consciente que busca aprovechar cada oportunidad que se presenta para quedarse con algo más que la tarea cumplida.

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.